Estrategias para apostar: Todo lo que necesitas saber para ganar

Todo apostador medianamente serio, aquel que entienda las apuestas como una forma de inversión y no como un juego, empleará sus propias estrategias a la hora de apostar. Pero, ¿qué es una estrategia de apuestas? ¿Por qué las necesitamos y qué podemos esperar de ellas? En esta web descubrirás no sólo en qué consisten las estrategias para apostar, sino que también podrás descubrir una grandísima cantidad de estrategias comprobadas y que están actualmente funcionando con éxito. ¿Preparado?

¿Por qué necesitamos estrategias para apostar?

Todos los apostadores tenemos un objetivo común cuando apostamos: queremos ganar con nuestras apuestas. Pero como practicamente cualquier cosa que nos propongamos en la vida, necesitas visualizar cuál es tu objetivo de forma más concreta, y definir y planificar cómo vas a conseguirlo. Es necesario un plan, es necesario un método, es necesario trazar un camino para recorrer, y una serie de reglas que nos permitan volver al camino cuando nos desviemos de él.

Ese método consistirá en un conjunto de estrategias, que a su vez estarán formadas por una serie de reglas, gracias a las cuales podremos saber siempre, en todo momento, cómo actuar o qué debemos hacer, sin espacio para la duda. Es decir, existen multitud de casas de apuestas distintas, infinidad de mercados a los que apostar, opciones prácticamente infinitas, entonces, un método para apostar nos ayudará a responder a estas preguntas:

  • ¿Cómo podemos saber qué apuesta nos conviene hacer en un determinado momento, y que hacerlo es una decisión acertada?
  • ¿Por qué es recomendable hacer esa apuesta, y no justo la contraria?
  • ¿Cómo saber a qué cuota nos puede interesar hacer una apuesta o no?
  • ¿Cuánto dinero debo arriesgar en una apuesta determinada?
  • ¿Cómo puedo saber si mi método no funciona o simplemente estoy pasando por una mala racha y debo perseverar?
  • Si mi método no funciona, ¿cómo puedo saber el motivo, si es por una mala selección de picks, o si es por mala gestión del bank, o por cualquier otro motivo?

Todas estas preguntas y muchas más son respondidas en esta web de una forma accesible a todo el público, para que todo el mundo, seas quien seas y vengas de donde vengas, sin necesitar avanzados estudios en matemáticas o estadística, tenga la oportunidad de saborear el éxito en el largo plazo en el mundo de las apuestas deportivas.

Qué es una estrategia de apuestas deportivas

Una estrategia para apuestas es un conjunto de reglas establecidas de forma concisa, con el objetivo de dar la vuelta a la tortilla en el juego, de forma que la ventaja de la casa de apuestas se transforme en ventaja para el apostador, y que además éste sepa en todo momento qué debe hacer y cómo actuar. Una estrategia te dirá mediante la aplicación de reglas alguna o varias de estas acciones: a qué apuesta entrar, cuándo, en qué condiciones, cuánto apostar, en qué momento y cómo salir, etc.

Es importante dejar bien claro de antemano que sólo es posible ganar en apuestas cuando se está jugando en mercados no exactos, donde queda un margen para la incertidumbre. Dicho con otras palabras, nunca, nadie encontrará un sistema de juego que te permita ganar en el largo plazo en juegos de probabilidad pura, con probabilidades fijas. Por ejemplo, no existe ninguna estrategia que permita ganar a largo plazo en la ruleta del casino, considerando que su funcionamiento es estadísticamente perfecto. Algunos lectores recordarán el famoso caso de Los Pelayo. Ellos se aprovecharon de las deficiencias físicas de las mesas (alguna inclinación, etc), que provocaban que las probabilidades no fuesen estadísticamente perfectas. Los casinos aprendieron de ello y tomaron medidas, no pienses en intentarlo 😉

Sin embargo, sí es posible ganar a las casas de apuestas en juegos de probabilidad no pura, probabilidades no exactas, donde existe un margen de error. Estos juegos normalmente serán los deportes, aunque no es el único caso; existen modelos muy avanzados para calcular la probabilidad de un evento deportivo, pero ninguno es lo suficientemente exacto. Si tienes un sistema que te permita ir sólo un paso por delante del resto de jugadores, terminarás ganando en el largo plazo. Una estrategia te ayudará a identificar dónde ocurren típicamente estos errores de cálculo para aprovecharlos a tu favor. Sigue leyendo y descubre con nosotros cómo ganar apostando.

En esta web podrás aprender todo y encontrarás todos los recursos y herramientas necesarias para vencer a las casas de apuestas en el largo plazo, sin trampa ni cartón, de forma completamente transparente. Continúa leyendo y lo comprobarás.

Tipos de estrategias

Existen multitud de tipos de estrategias, con diferentes finalidades, diferentes filosofías, diferentes objetivos, etc. A grandes rasgos, tenemos por un lado que unas estrategias lo que persiguen es conseguir la mayor rentabilidad posible, y otras estrategias tienen como fin minimizar los riesgos, mientras que por otro lado existen estrategias con el objetivo puesto en pequeñas ganancias en el corto plazo, cuando otras persiguen mayores ganancias en el largo plazo. Puedes pensar en cada una de estas estrategias como si fuesen tu arma para luchar con la casa de apuestas, y tu objetivo debería ser hacerte con todo un arsenal de ellas. Considera que cuántas más armas tengas y mejor sepas utilizarlas, más probabilidades de éxito tendrás.

Todo apostador debe atesorar para sí mismo todas aquellas estrategias que se adapten a su perfil como inversor. Por ejemplo, unos prefieren apostar a eventos en vivo, mientras que otros prefieren hacerlo antes del comienzo y dedicarse a otras cosas mientras el partido discurre. Algunos prefieren correr mayores riesgos y obtener rentabilidades más altas, mientras otros prefieren minimizar los riesgos y por tanto también las rentabilidades. Algunos prefieren lanzar pocas apuestas mientras otros prefieren lanzar muchísimas apuestas. ¿A lo mejor te conformas con menores ganancias en el corto plazo, o eres más ambicioso y prefieres mayores beneficios en el largo plazo? Tu perfil como apostador sólo lo conoces tú: eres tú el único que sabe en qué tipo de escenarios te vas a sentir más cómodo.

Dicho todo esto, dentro de la cartera de todo apostador se pueden encontrar estrategias de los siguientes tipos (entre otros) funcionando en coordinada combinación:

  • Estrategias de selección de apuestas con valor: generalmente son estrategias que buscan altas rentabilidades en el largo plazo, sin necesidad de dedicar mucho tiempo a apostar.
  • Estrategias de trading en vivo: más orientadas a un menor beneficio en el corto plazo y bajo riesgo, pero que implican mucha mayor dedicación de tiempo y esfuerzo.
  • Estrategias de gestión del bank/stake: estas son otro tipo de estrategias totalmente distintas a las anteriores, cuyo objetivo es poder mantener un bank equilibrado potenciando la mayor rentabilidad posible, evitando al mismo tiempo el riesgo de bancarrota.

Estrategias de selección de apuestas con valor

Este tipo de estrategias o sistemas se basan en la selección de apuestas cuyo precio (o cuota) esté pagada por encima de su valor real, de forma que se obtenga una ventaja en el largo plazo para el apostador sobre la casa de apuestas. Este tipo de estrategias son las que deben formar el núcleo duro de todo método para apostar si lo que deseas es tener éxito en el largo plazo, y son precisamente el tipo de estrategias que es posible analizar mediante la herramienta Betamin Builder. Como hemos dicho anteriormente, con este tipo de estrategias lo que se busca es alta rentabilidad en el largo plazo, sin necesidad de dedicar mucho tiempo si dispones de las herramientas adecuadas, como en este caso, Betamin Builder, que hará el trabajo duro por ti. En caso contrario, analizar, diseñar y seguir estas estrategias podría requerir un tiempo excesivo.

La cuota, o valor exacto, para una apuesta deportiva es imposible de saber a ciencia cierta. Así como la probabilidad de obtener cara al lanzar una moneda es del 50% y lo podemos saber de forma exacta, no es posible conocer las probabilidades exactas para un resultado deportivo. Por supuesto que existen multitud de algoritmos para calcular estas cuotas, más o menos complejos, pero en el cálculo exacto de ese valor entran en juego tantísimos factores de tan variada tipología que pueden influir de multitud de formas distintas, que el cálculo exacto se antoja imposible de determinar. Lo que es más, si quisiésemos probar que nuestro algoritmo calcula las cuotas de forma exacta, no sería posible hacerlo. Sólo se podría demostrar que un conjunto de cuotas generadas por nuestro algoritmo están más o menos cercanas al valor exacto que otro conjunto generado por otro algoritmo distinto, pero no es posible demostrar que una cuota por separado, en sí misma, es exacta, dado que no es posible repetir el mismo evento deportivo exacto tantas veces como sea necesario (miles de veces) hasta demostrar que la probabilidad calculada es la exacta.

Precisamente esta es la buena noticia, que las cuotas exactas son imposibles de conocer y por tanto las cuotas del mercado tienen errores en su cálculo, y además los precios se mueven por diversos motivos, lo que propicia que aparezcan aún más errores en el cálculo de cuotas ofrecidas por el mercado. Sin embargo, también hay una mala noticia, saber detectar estos errores es extremadamente difícil: es necesario contar con gran cantidad de datos para poder analizar, hacer back-testing para probar teorías, etc. etc. y evidentemente no está al alcance de todo el mundo contar con estas grandes bases de datos y saber manejarlas con soltura. Para cubrir esta necesidad hemos creado la herramienta Betamin Builder, haciendo accesibles grandes cantidades de datos sobre apuestas de fútbol a todo el mundo de una forma sencilla.

Por tanto, podemos ver una estrategia de selección de apuestas con valor como un algorítmo o método que es capaz de detectar apuestas cuya probabilidad de que tengan valor es muy alta. Esto es, nunca nadie podrá saber con seguridad cuándo una apuesta tiene valor (excepto en casos muy extremos), pero sí podremos saber si el conjunto de apuestas generadas por una estrategia de este tipo, en global, tienen valor. Esto que acabamos de ver, lo que implica es que este tipo de estrategias para apostar requieren de cantidades relativamente grandes de apuestas para saber si una estrategia funciona correctamente según lo esperado, es decir, son estrategias para usar en el largo plazo.

Veamos esto con un ejemplo sencillo, el ya de sobra conocido caso del cara o cruz. Sabemos que la probabilidad de que salga cara o cruz es del 50%, lo que equivale a una cuota 2. Esta sería la cuota exacta y justa para esta apuesta. Podemos entonces decir sin miedo a equivocarnos que una cuota 2.1 tiene valor. Suponiendo por ejemplo un caso ideal (que no real) en el que tras 100 lanzamientos de moneda se obtienen 50 caras y 50 cruces, si estuviésemos apostando 1€ en cada lanzamiento, perderíamos 50 lanzamientos, y ganaríamos en otros 50 lanzamientos a cuota 2.1, con lo que el resultado final sería que tras invertir 100€ (esto es, 1€ en cada tirada), obtenemos -50 + 50 x (1.1) = 5€. Esto significaría que obtenemos, en el caso ideal, una rentabilidad (también conocida como Yield o ROI) de un 5%, es decir, tras invertir 100€ hemos obtenido 5€ de beneficio.

Sin embargo, en la vida real, no siempre ocurren los casos ideales como el planteado. En la vida real, tras 100 lanzamientos de moneda, podría ocurrir, y no sería raro, que salgan 60 caras y 40 cruces, o incluso casos aún más dispares. Si estamos apostando a las cruces, en ese caso obtendríamos -60 + 40 x (1.1) = -16€, o sea, habríamos perdido 16€ tras 100 apuestas, y sin embargo nuestras apuestas eran buenas, tenían valor suficiente como para esperar una rentabilidad del 5%. ¿Qué ocurriría si seguimos apostando, es decir, si nos vamos al largo plazo? Pues según la ley de los grandes números obtendríamos resultados más parecidos al caso ideal. Por ejemplo, no sería descabellado pensar que tras 1000 apuestas se podrían obtener 520 caras y 480 cruces. En este caso el resultado sería -520 + 480 x (1.1) = 8€. Aún por debajo de la rentabilidad esperada, pero ya empezarían a ser resultados positivos.

El mismo planteamiento ocurre al revés, es decir, hemos visto el ejemplo de lo que ocurre si la suerte va en contra nuestra al lanzar la moneda, pero si la suerte fuese a nuestro favor evidentemente los resultados cambiarían mucho. Si en 100 lanzamientos ganásemos 60 apuestas a cuota 2.1, obtendríamos un beneficio final de 26€. Espectacular, si nuestra rentabilidad esperada es del 5%, obtener un 26% es asombroso. Pero es importante ser consciente de que esto no significa que nuestras apuestas hayan sido mejores, sino que la suerte esta vez estuvo de nuestro lado.

He aquí pues uno de los principales motivos por los que el público pierde dinero apostando, y no es otro que, en general, el apostador no tiene la paciencia y disciplina necesaria para perseverar en el largo plazo y superar los envites de la mala suerte para luego poder aprovechar los vientos favorables de la buena suerte cuando nos llega.

Veamos qué ocurre si en el primer ejemplo, en el que por mala suerte perdemos 60 apuestas y ganamos 40, la rentabilidad esperada fuera mayor, es decir, si en lugar de apostar a cuota 2.1 lo hiciésemos a cuota 2.5. Los resultados serían: -60 + 40 x (1.5) = 0, es decir, no habríamos ganado ni perdido nada.

Como conclusión evidente de todo esto, cuanto mayor sea la rentabilidad esperada de una estrategia (Yield o ROI), menor será la probabilidad de sufrir pérdidas con ella en el corto plazo. Sin embargo, en el largo plazo, todas las estrategias de esperanza positiva terminarán dando resultados positivos, acorde a la ley de los grandes números.

A continuación varios ejemplos extraídos de nuestro blog de estrategias de selección de apuestas con valor que están funcionando bien actualmente y retornando beneficios en el largo plazo, analizadas hasta el último detalle, que podrás seguir por ti mismo/a o bien también las podrás seguir a través de nuestra herramienta Betamin Builder. Si quieres conocer todos nuestros artículos sobre estrategias deportivas los tienes disponibles en este enlace.

Estrategia Más 2.5 goles: Apostar contra tendencia

Estrategia con magníficos resultados para este popular mercado.

Estrategia Apostando al Empate

El empate es una oportunidad no siempre considerada para obtener buenos rendimientos.

Estrategia Menos 2.5 Goles

Puedes seguir esta estrategia GRATUITAMENTE desde Betamin Builder.

Estrategias de trading en vivo

Estas estrategias, si bien no requieren de forma estricta del uso de casas de apuestas de intercambio, por lo general se suelen ejecutar en este tipo de casas porque facilitan su operativa. Como hemos comentado anteriormente, estas estrategias están orientadas a un menor beneficio en el corto plazo y bajo riesgo, pero implican mucha mayor dedicación de tiempo y esfuerzo. Esto es porque además de seleccionar los partidos a los que se va a entrar, una vez comenzado el partido es necesario estar atentos a su evolución para saber en qué momento ejecutar la orden de trading y cerrar así la apuesta con un resultado, ya sea positivo o negativo.

Son estrategias mucho más exigentes en muchos aspectos. Se hace mucho más difícil que el apostador controle sus impulsos irracionales y actúe con la cabeza fría cuando está viendo un partido en directo por televisión o siguiéndolo por radio, más aún si se trata de su equipo favorito.

Como norma general, el funcionamiento de este tipo de estrategias consistirá en hacer una apuesta a favor (generalmente conocida como Back) a algún evento concreto cuando se pague a un precio relativamente alto (aquí conviene buscar apuestas con valor), para posteriormente hacer una apuesta en contra (conocida como Lay) cuando su precio sea menor, asegurándote así un beneficio independientemente del resultado final. Un ejemplo típico podría ser apostar a favor del empate al inicio de un partido, y si transcurridos unos minutos el partido está empatado la cuota habrá bajado lo suficiente como para apostar en contra del empate y salir con beneficio asegurado, independientemente de lo que ocurra.

Existe también una popular estrategia que hace justo lo contrario a lo que acabamos de plantear, comúnmente llamada “Lay the draw”, que se puede ver con mayor detalle en el siguiente post de nuestro blog, donde analizamos su funcionamiento:

Estrategia Lay the Draw

Especialmente orientada y recomendada para hacer Trading.

Estrategias de gestión del bank

El objetivo de este tipo de estrategias normalmente será conseguir la mayor rentabilidad posible, evitando al mismo tiempo el riesgo de bancarrota. Como en todas las estrategias, no existe una estrategia de gestión del bank mejor o peor que otra, sino que una se adaptará mejor que otra a tus propios objetivos y forma de apostar. Veamos un breve resumen de algunas de ellas:

Estrategia de Stake plano

Consiste en aplicar en cada apuesta siempre el mismo riesgo, que generalmente será un 1% o un 2% del bank inicial. Pasado un ciclo a definir por el apostador, que puede ser pasado un mes o más tiempo, o puede ser cuando se haya alcanzado cierta cantidad en el bank (por arriba o por abajo). o puede ser cuando se haya lanzado un número determinado de apuestas, se recalcula el stake en base al bank en ese momento y se apuesta con el nuevo stake durante otro ciclo.

Las ventajas de esta forma de apostar son la sencillez (no te complicas la vida calculando cada stake), y también podría decirse, su transparencia. Usando stake plano, los resultados terminan con éxito sólo si son apuestas con valor, no hay trampa ni cartón. Con otros tipos de gestión de stake es posible “camuflar” los resultados cuando las cosas van mal. Como en todo, hay defensores y detractores de este sistema. Sencillamente, si se adapta como un guante a tu forma de apostar, úsalo.

Estrategia de stake variable basado en cuota

La filosofía de esta estrategia de gestión de stake se basa en que para apuestas a menores cuotas, que se aciertan con mayor frecuencia, invertiremos un stake mayor que el invertido para cuotas mayores, que se aciertan con menor frecuencia. Se intenta de esta forma conseguir una banca lo más estable posible, dado que una mala racha de muchas apuestas perdidas a cuotas altas no hará un gran roto en la banca. Sin embargo, nunca estamos libres de que ocurra una mala racha a cuotas bajas, lo cual sí podría provocar un buen agujero a tu banca.

Las formas de calcular el stake en este tipo de estrategias son variadas, y como siempre, dependen de la forma de apostar de cada uno; por ejemplo se puede usar un stake concreto por cada rango de cuotas. Podríamos decir, para cuotas menores a 1.5, un stake del 3%, para cuotas entre 1.5 y 2, un stake del 2%, y para cuotas mayores de 2, un stake del 1%. Otra forma de calcularlo sería usando una fórmula de inverso de la cuota, por ejemplo, a cuota 2, podríamos calcular el inverso 1/(2-1)=1, lo que nos indica invertir el 1% del bank; a cuota 1.5 invertiríamos 1/(1.5-1)=2% del bank, a cuota 3 invertiríamos 1/(3-1)=0.5% del bank, etc.

Estrategia de stake variable basado en valor

Este tipo de estrategia es la ideal para la gran mayoría del público, pues con ella en teoría se consigue la mayor rentabilidad posible, con protección de bancarrota. Consiste en invertir un stake mayor de forma proporcional al valor de la apuesta, es decir, stake mayor cuando el valor de la apuesta sea mayor, y viceversa, menor stake cuando el valor de la apuesta es menor.

Visto así es estupendo, el problema radica en que, como hemos dicho anteriormente, NADIE es capaz de saber a ciencia cierta cuál es la cuota o probabilidad exacta de un evento deportivo en particular, y por tanto no es posible saber cuánto valor tiene asociado una cuota determinada, para en base a ello invertir mayor o menor stake en ella. Por tanto, en el caso de las apuestas deportivas, esta estrategia de stake variable sólo es estrictamente válida en la teoría. Sin embargo, sí se puede tener una idea aproximada, dentro de un margen de error, de cuál puede ser la probabilidad exacta de ocurrencia de un evento deportivo, y en la práctica esta estrategia se usa de este modo, asumiendo un margen de error en el cálculo de la cuota exacta.

Dentro de este tipo de estrategias la más popular sin duda es El criterio de Kelly, muy bien explicado en la web de Pinnacle Sports.

Estrategias de gestión de stake que NUNCA debes usar

Existen estrategias de gestión del bank ampliamente extendidas por internet cuyo único objetivo es hacerte pensar que son estrategias infalibles, cuando en realidad te van a llevar inevitablemente a la bancarrota. Por lo general este tipo de estrategias son divulgadas por gente sin escrúpulos cuyo objetivo es hacerte picar el anzuelo y que pierdas todo tu dinero en el casino on line, del que ellos son dueños o se llevarán una comisión.

La más extendida estrategia de este tipo, si bien tiene múltiples variantes, es la conocida como La Martingala. Consiste en apostar una unidad y si pierdes la apuesta doblar tu stake, y así sucesivamente hasta que ganes la apuesta. Supongamos un caso en el que pierdes 8 apuestas seguidas, nada descabellado. Nuestra progresión de stake sería: 1 – 2 – 4 – 8 – 16 – 32 – 64 – 128 -> 256€. Nos veríamos en un abrir y cerrar de ojos invirtiendo stakes demasiado grandes, y eso sin contar con que no siempre podrás apostar tanto stake como desees en todas tus apuestas.

Ya lo hemos dicho y no nos cansaremos de repetirlo tantas veces como haga falta: nunca uses sistemas como la Martingala y cualquiera de sus variantes o acabarás inevitablemente en la bancarrota.

Conclusiones y consejos a tener en cuenta

Citaremos a continuación breve y rápidamente una serie de conclusiones finales y consejos, directamente al grano:

  1. Recuerda que todo apostador serio debe contar con un conjunto de estrategias para apostar que le ayuden a no desviarse nunca del camino y saber siempre qué tiene que hacer y cómo. Recuerda también que la confección de una cartera de estrategias depende de la forma de apostar de cada uno en particular.
  2. Este conjunto de estrategias cómo mínimo debería contar con varias de ellas orientadas al valor en la cuota, cuantas más mejor para diversificar así mejor los riesgos, y también es imprescindible contar con estrategias de gestión del bank, todas ellas interrelacionadas entre sí.
  3. Siempre trata de buscar las mejores cuotas en diferentes casas y evita casas de apuestas que limiten a usuarios ganadores (o úsalas hasta que te limiten).
  4. Debes ser absolutamente metódico y disciplinado, y nunca dejarte llevar por impulsos o emociones repentinas, que te harán cometer errores.
  5. Céntrate en perseguir el largo plazo a la hora de evaluar tus resultados. En otro caso una mala racha te hará abandonar con pérdidas un sistema que podría ser ganador, y las malas rachas vendrán, puedes estar seguro. Eso sí, establece dentro de tus estrategias una política de stop-loss para protegerte ante pérdidas.
  6. Por último y no menos importante, valida tus estrategias con un análisis previo antes de invertir tu dinero en ellas. Puedes hacerlo sin apostar, o apostando cantidades simbólicas. No arriesgues cantidades significativas de dinero sin antes validar la estrategia que respalda tu apuesta.

¿Qué hacer a partir de aquí?