Desmontando “La falacia del jugador”: descubre cómo crear estrategias ganadoras en apuestas deportivas

Muchos apostadores y auto-proclamados profesionales del sector se toman la falacia del jugador como una verdad absoluta e indiscutible. Yo creo que es inteligente plantearse todo y tomar cada uno sus propias conclusiones en base a hechos comprobados. Aprovechando la existencia de herramientas como Betamin Builder ahora tenemos al alcance de todo el mundo la posibilidad de analizar datos históricos concretos. Con la ayuda de esta herramienta me voy a atrever a la osadía de plantear la duda sobre la conocida falacia del jugador y voy a revelar cómo es posible vencer a las casas de apuestas.

 

Nos ayudaremos, como no, de la Wikipedia para obtener una definición para la falacia del jugador:

La falacia del jugador o falacia de Montecarlo es una falacia lógica por la que se cree erróneamente que los sucesos pasados afectan a los futuros en lo relativo a actividades aleatorias, como en muchos juegos de azar. Puede comprender las siguientes ideas equivocadas:
  • Un suceso aleatorio tiene másprobabilidad de ocurrir porque no ha ocurrido durante cierto período
  • Un suceso aleatorio tiene menosprobabilidad de ocurrir porque ha ocurrido durante cierto período
  • Un suceso aleatorio tiene másprobabilidad de ocurrir si no ocurrió recientemente
  • Un suceso aleatorio tiene menosprobabilidad de ocurrir si ocurrió recientemente
Las anteriores son ideas equivocadas que surgen cotidianamente en razonamientos sobre probabilidades, muchos de los cuales se han estudiado con gran profundidad. Mucha gente pierde dinero apostando debido a su creencia errónea en esta falacia. Sencillamente, las probabilidades de que algo suceda la próxima vez no están necesariamente relacionadas con lo que ya sucedió, especialmente en muchos juegos de azar. Esto suele resumirse en la frase “Los dados (o moneda) no tiene memoria”, pues su naturaleza es la misma, independiente del número de tiros y resultados previos.

 

Bien, hasta aquí todo muy lógico, muy claro e indiscutible. La moneda, o el dado, no tienen memoria, y cada lanzamiento es un suceso independiente, es completamente cierto y absurdo replantearse algo así. Si al tirar una moneda me salen varias caras seguidas, en el siguiente lanzamiento la probabilidad de obtener cara será del 50%, no mayor ni menor, y no hay más que decir.

Pero cuando hablamos de apuestas deportivas la cosa cambia. En una moneda está muy clara cuál es la probabilidad de obtener cara o cruz, un 50% sin ninguna duda, pero en un partido de fútbol u otro evento deportivo, ¿cómo sabemos cuál es la probabilidad exacta? ¿Cada partido es un evento independiente aun estando dentro de la misma liga o competición? ¿El jugador de un partido de tenis, o los jugadores de un partido de fútbol, no tienen memoria al igual que las monedas?

Ante estas preguntas, vayamos por partes. Que los jugadores no son como las monedas y sí tienen memoria es algo que resulta bastante obvio, y por tanto su comportamiento puede variar según los resultados recientes de partidos anteriores, lo que no sabemos es cómo.

Que cada partido dentro de una misma competición es un evento independiente también es bastante obvio que no es cierto. De hecho, en el tramo final de una competición seguramente no se comportará igual un equipo que intente evitar el descenso que otro que tenga asegurada la permanencia, y esta diferencia de comportamientos viene provocada por eventos anteriores.

Sobre cuál es la probabilidad exacta de ocurrencia de un evento deportivo, aquí entran muchos factores en juego. Por un lado, los oddsmakers proponen cuotas de salida más o menos bastante ajustadas a la probabilidad del evento, pero estas cuotas varían en el tiempo hasta su cierre. Entran en juego otros factores, como el equilibrio de balances para cada resultado que haya en la casa de apuestas, y este equilibrio se ve modificado por lo que se conoce como “la sabiduría de la multitud”, o sea, existe una teoría que afirma que el gran público es capaz de corregir por sí mismo los errores de los propios oddsmakers. De hecho, existen varios experimentos bastante concluyentes sobre el funcionamiento y resultados de “la sabiduría de la multitud” en cualquier ámbito, no sólo en apuestas deportivas.

Sin entrar en mayores complejidades, se puede concluir que las cuotas de partida las proponen los oddsmakers profesionales y después se van corrigiendo los posibles errores por el gran público. Y tanto en el caso de los oddsmakers como en el caso del gran público entra el factor humano. Ambos lo son, y los humanos sí tenemos memoria al contrario que las monedas.

Como conclusión de todo esto, creo que tenemos una base más que suficiente para plantearse dudas sobre si la falacia del jugador es aplicable a las apuestas deportivas o no.

¡Ojo! No estoy planteando dudas sobre la falacia del jugador en sí misma, que es completamente cierta. Si supiésemos con total exactitud la probabilidad exacta de cualquier evento no tendría discusión alguna. Lo que estoy planteando es que pueden darse errores de cálculo sobre las cuotas debidos a rachas previas al evento.

Con otras palabras, debido a que los factores que definen las cuotas de apuestas en eventos deportivos son humanos y tienen memoria, ¿es posible que se equivoquen al asignar cuotas a eventos afectados por alguna racha, como por ejemplo partidos seguidos sin ganar o perder, partidos seguidos sin marcar gol, etc.? ¿Realmente es aplicable la falacia del jugador tal cual la conocemos a las apuestas deportivas?

Pongámonos la bata blanca de científicos, entremos al laboratorio de experimentación y veámoslo con datos concretos de Betamin Builder. Una gran ventaja de usar esta herramienta es que cualquiera puede comprobar los resultados por sí mismo, no hay razón para creerse sin más lo que yo exponga aquí, que podría estar manipulado. Compruébalo tú mismo.

Vamos allá, planteando los siguientes casos de prueba:

1.- ¿Qué ocurre si apostamos SIEMPRE al equipo que juega en casa, sin más condiciones?

Evidentemente perdemos dinero. Podréis ver que se usa un filtro de cuotas entre 1 – 1000, que en realidad no filtra nada. El motivo es poder obtener los resultados, pues Betamin Builder requiere del uso de algún filtro para poder mostrar resultados.

2.- Ahora el mismo caso, pero cuando el equipo de casa viene de una racha de 5 o más partidos sin ganar, ¿qué ocurre?

Impresionante y más que interesante resultado que anima a seguir indagando. No hay filtro efectivo de cuotas, no hay filtro de ligas, en otras palabras, no hay data-mining posible, sólo hechos concretos, y una muestra más que representativa, ¡hay más de 10000 apuestas incluidas en el resultado!

3.- Vamos a ver qué ocurre si subimos la racha a 8 o más partidos sin ganar:

De nuevo, muy interesantes resultados, con una muestra aún representativa de más de 3000 apuestas analizadas, ¡hemos conseguido casi triplicar el yield obtenido!

Bien, aunque parece muy poco probable, aún puede quedar la duda de que estos resultados vengan provocados por la suerte. Si observamos la misma tendencia en un mercado completamente distinto ya la evidencia será mucho mayor.

Analicemos pues el mercado de Más/Menos 2.5 Goles:

1.- ¿Qué ocurre si apostamos SIEMPRE a Menos 2.5 Goles sin más condiciones?

De nuevo, evidentemente perdemos dinero. Podréis ver de nuevo que se usa un filtro de cuotas entre 1 – 1000, que en realidad no filtra nada. El motivo es poder obtener los resultados, pues Betamin Builder requiere del uso de algún filtro para poder mostrar resultados.

2.- Ahora el mismo caso, pero cuando el equipo visitante viene de una racha goleadora de 3 o más partidos, ¿qué ocurre?

De nuevo interesante resultado. No hay filtro efectivo de cuotas, no hay filtro de ligas, de nuevo no hay data-mining posible, sólo hechos concretos, y una muestra de más de 5000 partidos y los resultados han mejorado considerablemente.

3.- Veamos qué ocurre si vamos un poco más allá, racha goleadora de 4 o más partidos:

Impresionante, hemos mejorado los resultados muchísimo más, dando de hecho la vuelta a la tortilla de resultados negativos a positivos, con una muestra que aún se puede considerar representativa de más de 2000 partidos, y sin ningún tipo de data-mining posible.

Conclusiones

Como he dicho al principio del artículo, invito a cada uno a que saque sus propias conclusiones. La herramienta para hacerlo, Betamin Builder, está disponible para todo el público de forma gratuita, no hay excusa.

Expondré mis propias conclusiones, que por supuesto podrían ser discutibles o equivocadas:

  • La falacia del jugador aplica sin ninguna duda a eventos independientes de los que se conoce de forma exacta su probabilidad de ocurrencia, como por ejemplo el lanzamiento de una moneda, un dado, etc. Por tanto, en juegos de casino, es totalmente cierto que si nos han salido varios rojos en la ruleta la probabilidad de que el siguiente sea rojo de nuevo es la misma que en la primera tirada y no se ve modificada por los resultados anteriores.
  • En apuestas deportivas la situación es distinta y no es posible aplicar la teoría de la falacia del jugador de la misma forma; los resultados de los experimentos llevados a cabo lo hacen evidente. Los motivos son:
    • Los eventos deportivos suelen estar enmarcados dentro de una misma liga o competición, con una continuidad, lo que hace que no sean eventos completamente independientes.
    • Los deportistas tienen memoria, al contrario que las monedas o los dados.
    • La probabilidad exacta de un evento deportivo es desconocida, sólo tenemos una aproximación. Es determinada en base al factor humano (oddsmaker y sabiduría de la multitud), que sí tiene memoria.
  • Los experimentos llevados a cabo con Betamin Builder hacen sobradamente evidente que las cuotas asignadas a los eventos deportivos se van deformando con las rachas recientes y más o menos alargadas en el tiempo. Por tanto, es posible sacar provecho de las rachas y vencer a las casas de apuestas sacando partido de las rachas.

 

¿Cómo sacar partido de esto y vencer a las casas de apuestas?

Muy sencillo, puedes seguir con muy pocos clicks una o varias de nuestras estrategias públicas basadas en rachas, como por ejemplo:

  • Backing the Draw / Apostando al Empate
  • Over 2.5 against the trend / Más 2.5 contra tendencia

 

También puedes ser más creativo e ir más allá, puedes crear tus propias estrategias en 3 sencillos pasos:

  1. Piensa en qué tipo de racha quieres basar tu estrategia. Racha de partidos ganados, perdidos, goles, etc.
  2. Analiza con la ayuda de Betamin Builder y tu propia creatividad cuáles son los filtros idóneos para aplicar a tu propia estrategia basada en rachas, de entre la gran gama de filtros disponibles.
  3. Da forma a tu estrategia en base a filtros de cuotas. Es posible que no desees apostar a cuotas muy altas, o es posible que tu estrategia no sea rentable para cierto rango de cuotas, etc.

 

¿Y qué más es posible hacer para vencer a las casas de apuestas con la ayuda de Betamin Builder?

Otro planteamiento similar, que podría dar para otro artículo, y que es usado en otras estrategias públicas que os invitamos a seguir, es basarse en el estado de forma reciente en lugar de basarse en algún tipo de racha. Os invitamos a que explotéis vuestra creatividad con estas pistas.